EXPORTAR NO ES UN JUEGO DE NIÑOS: CUATRO CONSEJOS BÁSICOS A LA HORA DE EXPORTAR

 En: Comience a exportar

 

La economía, la industria y el comercio están cada vez más globalizados. Esto conlleva que la internacionalización sea una apuesta de futuro para las empresas, sean grandes o pequeñas.

Pero para empezar a exportar es necesario tener en cuenta múltiples factores, así que te damos cuatro consejos básicos imprescindibles si quieres vender tus productos y servicios fuera de tu país.

  1. CONOCE BIEN AL CLIENTE EN DESTINO

Para empezar a exportar lo primero que harás será elegir el país de destino. Para ello vas a necesitar información sobre el mercado potencial, la regulación del lugar, el nivel de competencia existente y las dificultades a nivel logístico que puedan existir.

Una vez hayas decidido el destino, lo siguiente que vas a necesitar son clientes. Tendrás que hacerte una lista de posibles empresas clientes recabando información en bases de datos, directorios del país, etc, y estudiar las necesidades de las mismas, para ver si los servicios o productos que quieres vender encajan con ellas, su sistema de trabajo… y también analizar a tu competencia en el lugar de destino. Que haya competencia no es necesariamente negativo para ti, ya que implica que hay mercado, y observar cómo lo hacen te va a dar información valiosa. 

  1. PLANIFÍCALO CON ANTELACIÓN

Prepara siempre las exportaciones con tiempo, pues las mercancías tienen que pasar por una serie de gestiones que se pueden demorar más de lo previsto. Es preferible que el producto espere en puerto antes que llegue tarde y no pueda ser embarcado, siempre y cuando tengamos toda la documentación y siempre teniendo en cuenta los días libres de estancias en puerto que las navieras nos ofrecen, que no que llegue tarde y no embarque.

También se pueden dar circunstancias ajenas a cualquier previsión una vez está la mercancía en tránsito, como huelgas de estibadores, conflictos en el país de destino, meteorología extrema… así que es aconsejable tener un plan b, como una alternativa por otros puertos u otros medios de transporte.

  1. ELIGE BIEN TU PARTNER DE TRANSPORTE

Hay varios factores a tener en cuenta a la hora de elegir tu partner de transporte, como el servicio al cliente, el time to market, el campo en el que está especializada la compañía. No suele ser la mejor opción escoger en función del precio, aunque de entrada parezca lo más tentador. Es importante que tu partner te de confianza, que tenga una amplia experiencia y fiabilidad contrastada.

Busca una transitaria con la que puedas conocer la localización de tus embarques en todo momento, que esté preparada para solventar por ti cualquier incidencia que pudiera surgir durante el proceso, que se adapte a tus necesidades (contenedores especiales, destinos poco comunes…)

Hay que tener muy en cuenta también los servicios que puedan aportar un valor añadido, como disponer de una red propia de transporte por carretera, o de un DEPOT que te permita almacenar temporalmente tus contenedores si lo necesitas. 

  1. DÉJALO EN MANOS DE PROFESIONALES

La exportación es una gran oportunidad, pero es un proceso complicado que una compañía profesional está preparada para hacer. Desde elegir los incoterms más adecuados (FCA, EX WORKS, DAP, DAT, CFR, CIF..), hasta garantizarte el periodo de validez de un flete.

La documentación necesaria puede variar en función del país del envío y también de las características del envío. Y el profesional sabrá cuál necesitas en cada momento. También te asesorará para decidir cuál es la mejor ruta para tu embarque y la naviera que más te conviene.

Es importante que la transitaria se pueda encargar de todas las gestiones, tanto en origen como durante el tránsito y en destino, y también en las operaciones in house, que te asesore y atienda en todo momento. Si se trata de una compañía con experiencia, dispondrá de datos sobre embarques y rutas anteriores, sobre movimientos en periodos de tiempo, y con ello te podrá aconsejar mucho mejor.

 

Recommended Posts

Escribe un Comentario