ESPAÑA, UNA MINA DE ORO LIQUIDO

 En: Comience a exportar

 ¿Sabías   que en España se exportan alrededor de 800.000 toneladas de aceite?

El aceite de oliva es uno de los productos estrella de la exportación española. La venta al exterior aporta a los productores beneficios claros y es una fuente de negocio importante, sobre todo para las marcas más pequeñas.

 ¿Por qué es un buen momento para exportar aceite de oliva?

Cada año, el aceite de oliva español obtiene los mejores puestos en los rankings internacionales de calidad y esto lo hace más atractivo en los mercados exteriores.

Las empresas del sector han realizado un importante esfuerzo de reorientación en su estrategia de negocio, priorizando aportar un valor añadido al producto, y buscando asentar una marca reconocida de aceite de oliva español.

La exportación está aumentando en las últimas campañas (en el caso del mercado chino, las exportaciones de aceite de oliva se han multiplicado por quince en los últimos 15 años).

¿Cómo exportar aceite de oliva?

La exportación de aceite de oliva se hace normalmente por mar o aire. Los costes del transporte marítimo son claramente más bajos, por lo que representa la mejor opción, quedando el transporte aéreo prácticamente reservado a exportación de pequeños volúmenes o envíos urgentes.

 ¿Cómo planificar una campaña de exportación de aceite de oliva?

Para la exportación, son varios los factores a tener en cuenta: es necesario conocer el mercado de los países a los que se quiere exportar y tener una estrategia de marketing bien definida, así como conocer los requisitos de exportación de los países de destino, la documentación necesaria en cada uno (Certificado de Origen, AGREX, SOIVRE, certificados sanitarios…) y el INCOTERM más adecuado para cada operación.

Y no olvidemos que…

Hay que tener en consideración también los tiempos de tránsito, donde podemos encontrarnos desde tránsitos de 3-5 días en destinos de puertos Mediterraneos a casi 50 días si hablamos de países asiáticos o Australia, a los que habrá que añadir también los tiempos para despachos de aduanas en destino y transporte desde el puerto de destino hasta el destino final de la mercancía. Es por ello por lo que es recomendable iniciar la operativa con un mínimo de dos meses de antelación.

Para ello es importante confiar en una transitaria con experiencia que nos garantice que todo el proceso se va a efectuar de forma segura, con los costes más ajustados y en el mínimo tiempo.

 

 

 

 

 

 

 

 

Noticias Recientes

Escribe un Comentario