¿Cómo almacenar productos o sustancias químicas?

 En: Transporte Marítimo

Los productos químicos, debido a sus características y peligrosidad, deben transportarse y almacenarse de manera especial. De esta forma, se garantiza que la mercancía se preserva en las condiciones adecuadas, evitando cualquier tipo de incidencia o riesgo.

Por esta razón, es importante tener en cuenta que, a la hora de almacenar productos o sustancias químicas, debemos seguir una seria de normas y requisitos. En el artículo de hoy, hablaremos de 6 normas esenciales que hay que tomar en consideración cuando se quiere almacenar este tipo de productos.

1. Una correcta clasificación y organización es esencial

Uno de los aspectos más importantes a la hora de almacenar sustancias químicas es clasificarlas y separarlas de manera adecuada. De hecho, es obligatorio que estos productos sean guardados de manera aislada y, por tanto, permanezcan separados del resto de mercancías.

Esta medida tiene el fin de disminuir el riesgo en caso de situaciones extremas como, por ejemplo, incendios. Además, de esta forma, también se evitan las reacciones adversas  que puedan darse si entran en contacto dos o más productos químicos incompatibles.

En esta fase del proceso es importante realizar una adecuada clasificación de los productos en función de algunas variables como la forma, uso químico, comportamiento y peligrosidad.

Una correcta sectorización de la superficie y almacenaje puede ser esencial en determinados momentos como, por ejemplo, cuando se produce una fuga. De esta forma, será mucho más sencillo identificar la fuente de dicha fuga y ponerle solución al problema, antes de que la sustancia pueda entrar en contacto con otra.

2. Disponer de un buen sistema de ventilación

Contar con un adecuado sistema de ventilación es muy importante para proteger el área de almacenamiento. De hecho, con una correcta ventilación, nos aseguraremos de que la atmósfera es segura y no hay vapores tóxicos perjudiciales en el ambiente.

3. Contar con un sistema de control de la temperatura

La temperatura es otro factor determinante, ya que muchas sustancias químicas pueden activarse y/o reaccionar a determinada temperatura. De hecho, suelen hacerlo a temperaturas muy altas o muy bajas. Es, por ello, esencial tener un control exhaustivo de la temperatura y evitar, en todo momento, que se produzcan cambios bruscos en ella.

Contar con sistemas de control de temperatura es, al igual que el sistema de ventilación, un factor muy importante en el almacenamiento de este tipo de sustancias.

4. Tomar medidas de control y precaución para el control de derrames

Como comentábamos anteriormente, es importante evitar el contacto entre sustancias químicas. Por esta razón, se recomienda tener un exhaustivo control durante el proceso de almacenamiento y manipulación de la misma. Así, se pueden prevenir ligeros derrames que puedan ser peligrosos y generar una situación de riesgo.

Normalmente para evitar que, durante la manipulación de la mercancía, se produzcan este tipo de derrames, se recomienda ubicarla en bandejas o muebles especiales para sustancias corrosivas.

5. El área de almacenaje debe estar especialmente preparada para fuegos o incendios

Disponer de una zona de almacenaje preparada para fuegos e incendios es esencial en el almacenamiento de este tipo de productos. De hecho, es importante resaltar que estos lugares deben cumplir con una serie de condiciones como, por ejemplo, disponer de una instalación eléctrica antiexplosiva, contar con mecanismos de detección y protección frente a incendios, entre otras muchas cosas.

Además de las condiciones del local, los contenedores donde se almacenen las sustancias, deberán ser resistentes al fuego.

6. Formación adecuada del equipo

Por último, es importante destacar la necesidad de contar con un equipo de profesionales preparados y formados en la manipulación de este tipo de mercancías. Así, se conseguirá minimizar los riesgos, ya que las personas conocerán perfectamente el comportamiento de los materiales almacenados y sabrán cómo tratarlos.

El equipo profesional, además, debe ser consciente del riesgo que supone estar contacto o manipulando este tipo de sustancias, así como tomar las precauciones necesarias con cada una de ellas.

En conclusión, como hemos podido ver en el artículo, la manipulación y almacenamiento de mercancías químicas, requiere cumplir con una serie de normas y requisitos esenciales para garantizar no solo la integridad de las mismas, sino también la seguridad.

He leído y acepto el Consentimiento para suscriptores
He leído y acepto La autorización de tratamiento de datos

Noticias Recientes