LA “FIESTA” DEL EBS Y LAS CONSECUENCIAS DEL OLIGOPOLIO MARÍTIMO

 En: Expertos en Transporte Marítimo

Todos los que nos dedicamos al apasionante mundo del transporte marítimo de mercancías (especialmente si es en contenedor) llevamos un par de semanas recibiendo e-mails que nos anuncian la aplicación de un recargo de emergencia debido al incremento en el precio del combustible de los últimos meses EBS; lo han denominado la gran mayoría de navieras (Emergency Bunker Surcharge) aunque también lo puedes encontrar bajo la denominación FAD (Fuel Adjustment Contribution) o EBR (Emergency Bunker Recovery).

La “situación insostenible” que se ha producido por la subida del barril de petróleo ha hecho que, irremediablemente, se haya llegado a esta situación que “obliga” a las navieras a aplicar este recargo.

Y aunque el incremento es cierto (el precio del barril de petróleo Brent ha pasado, en 6 meses, de cotizar 66,5 USD el pasado 1 de enero a 80 USD que se alcanzaron el 22 de mayo, lo que supone un incremento del 20%. Si comparamos el último año, el precio ha pasado de 49,50 USD a los citados 80 USD, es decir, un incremento del 61%) no deja de ser llamativo que, en un mercado que se supone de libre competencia dentro de un mundo globalizado, todas las navieras de todos los servicios e independientemente de su estructura de costes, han tenido la necesidad y la urgencia de aplicar la subida el mismo mes a pesar de que el incremento, como se ve en los siguientes gráficos, ha sido paulatino y escalonado.

Más curioso nos resulta que, a pesar de que la mayoría de navieras ofrecen fletes con validez mensual (a excepción de destinos muy concretos o negocios específicos de grandes volúmenes que negocian precios a largo plazo con condiciones particulares) y, por lo tanto, tienen la capacidad de variar el precio mensualmente, decidan aplicar el recargo de emergencia adicional a su estructura habitual de fletes marítimos.

Se podría entender un recargo de emergencia por una situación no prevista que supusiera una emergencia real (guerra, congestión inesperada de un puerto determinado, variación extrema de los costes en un corto periodo de tiempo) pero, cuando el crecimiento es constante desde hace un año, la aplicación de este recargo es más que llamativa.

Casualmente y a pesar de todo lo anterior, las dos primeras navieras a nivel mundial en transporte de contenedores (Maersk y MSC) decidieron informar a sus clientes en España EL MISMO DIA (23/05/2018) acerca de la situación que estaban sufriendo y la necesidad de implementar el recargo de manera temporal. En alguno de los casos no se indicaba ni tan siquiera el importe concreto que se iba a aplicar como recargo de combustible.

Como no podía ser de otra manera cuando los líderes del sector marcan una tendencia, el resto de navieras se han ido sumando de manera paulatina al anuncio y aplicación del recargo de emergencia. Lo curioso es que hay navieras que, aun cotizando mensualmente un recargo de combustible variable, han decidido aplicar un nuevo recargo por los mismos motivos pero diferente importe.

En resumen, lo que ahora nos estamos encontrando no deja de ser una de las consecuencias de un mercado tan concentrado como el nuestro y del que hemos hablado en alguna otra ocasión. Veremos la evolución de este recargo en los próximos meses que irá en consonancia a la evolución del precio del combustible y, seguramente, a la oferta y demanda del mercado.

 

Un saludo

Oscar Calvo

 

Noticias Recientes
Comments

Escribe un Comentario

planificación en Transporte Marítimo